Compartir

La derecha no logró conseguir las firmas necesarias para el revocatorio en los tiempos estipulados en sus leyes y el CNE les ha aumentado el plazo para que logren subsanar sus falencias. Pero, al parecer, su estrategia es otra; muestran sus grietas, ya que incluso han llegado al extremo de expulsar de la MUD a quienes han aceptado el “presupuesto 2017”.

Para el CNE las firmas alcanzadas para activar el revocatorio despiertan suspicacia: el 30% de éstas presentan irregularidades, 1333 no son números existentes, 3 mil pertenecen a ciudadanos menores de edad (DNI amarillo), 1335 condenados por la justicia venezolana han firmado los planillones entre los que destacan sentenciados por narcotráfico, violación, homicidio y secuestro.

Es necesario entender que, en este contexto, el juego político, la campaña maniquea, los propios yerros del régimen y una estrategia de desgaste por parte del imperio norteamericano (con paramilitares, financiamiento a la oposición, terrorismo económico, etc.) están llevando a sus extremos a todos los actores en Venezuela.

Quién diga que no hay una estrategia imperial detrás, no solo es ingenuo o tonto, sino inmoral; recordemos cómo se trabajaron las mal llamadas “Primaveras Árabes” y cómo se encuentran hoy dichos “países democráticos”. Recordemos el costo en vidas humanas y el auge de grupos terroristas financiados por EEUU. No olvidemos a los paramilitares colombianos que fueron atrapados ingresando a Venezuela. Las guarimbas y las “guayas” que decapitaban a padres de familia que regresaban a sus casas luego del día de trabajo.

Los líderes de la oposición son abiertamente golpistas y proyanquis. Tienen claros sus objetivos y además cuentan con una formidable campaña mediática que les brinda la capacidad de maximizar sus mensajes, además del apoyo incondicional de todos los medios oligárquicos de la región.

Existe actualmente una inoculación, en el sentido común, de que Venezuela en términos de institucionalidad, democracia, manejo económico, entre otros, es lo peor de lo peor. El mensaje monocorde es que hambre y miseria es lo que se vive allá. Ante ello casi no habría forma de no justificar una intromisión de los “demócratas” de la región y del mundo. Al mismo estilo de la Primavera Árabe. Adivinen quiénes se han beneficiado directamente de la situación.

La última movida realizada por el gobierno venezolano ha sido la activación del artículo 323 de la constitución bolivariana. En él participan los principales representantes del Estado venezolano, incluyendo al presidente de su Asamblea Nacional (Congreso), hoy dirigido por la oposición. Veremos qué sucede en los próximos días[1].

La salida será compleja y complicada; el reto está en aislar a los sectores más antidemocráticos y golpistas. Tarea para nada fácil. Pero, además de mostrar mejoras en la vida cotidiana de la gente, lo que queda claro es que existe una campaña bien montada y abonada por los yerros propios del régimen que deberá ser sorteada hilando fino.

[1] http://vtv.gob.ve/maduro-anuncia-activacion-del-articulo-323-de-la-carta-magna-video

Comentarios

Comentarios