Compartir

Para las clases dominantes y para el imperio no hay paz en su explotación y rapiña de los recursos naturales del país. Primero fue Conga y Tía María y ahora las Bambas. La gran burguesía necesita ávidamente de ganancias y beneficios. Ha vivido de las inmensas riquezas de los minerales durante estos últimos veinte años en que los precios de estos estuvieron en alza por la demanda del mercado mundial, principalmente por el crecimiento desbordante de China, y su sed de enriquecimiento hasta hoy no sacia.

Y es que no va saciar nunca. El capitalismo es un monstro que requiere ávidamente de ganancias, ganancias y más ganancias. Esa es su naturaleza propia. Con García, Toledo y el felón de Humala se enriquecieron de forma extraordinaria y ahora con el lobista Kuszynski quieren lo mismo. 30,000 millones de soles se llevaron del país las empresas mineras el año pasado. Una cifra extraordinaria para un país pobre y subdesarrollado que necesita, por ejemplo, 100 millones para Apurímac, la región que es una de las más pobres del Perú  para proyectos necesarios en materia de salud, educación e infraestructura.

Pero para la derecha y los medios de comunicación en su mayoría esa realidad no existe. Como no existía hasta ahora, el comunero QUINTINO QUERECEDA HUIZA, quien murió asesinado por la policía cuando protestaba pacíficamente para que el proyecto minero Las bambas respete la participación de su comunidad como la ley lo contempla. No. Eso no existe. Para la derecha y sus medios rentados solo existen Lima, los proyectos mineros y Miami.

Este gobierno de Kuczynski, ya después de los bailecitos iniciales, está mostrando la más grande debilidad en sus primeros seis meses de gobernanza. No es posible gobernar el país con lobbys solamente. El caso Moreno que refleja una red de corrupción grande y el papel de un congresista, que funge de allegado extremo del presidente, es la punta de la madeja a una red de corrupción que parece se ha ido gestando desde hace buen tiempo en el seno del partido de PPK. Entonces no se trata de bailes.

Decíamos en anteriores ocasiones que el modelo neoliberal es el mal que tiene que ser erradicado del país. Una economía liberal es nefasta para los intereses de las grandes mayorías nacionales. Solo beneficia a la clase capitalista y lo hace teniendo como base una sobrexplotación extrema. Todo lo ve ganancia porque así es su naturaleza. El gobierno de Kuczynski es neoliberal y no va cambiar un ápice este programa. Y los mineros y grandes capitalistas van a tratar de implementar sus proyectos y negocios sin importarle la vida de los peruanos, ni mucho menos su bienestar y desarrollo.

Otra vía es posible. La propuesta de una economía social y solidaria, basada en la producción de nuestros recursos es válida. La agricultura, la ganadería, la explotación minera que respete las normas ambientales y a las comunidades en donde se asientes estos recursos son una alternativa al modelo expoliador neoliberal. Una economía que beneficie a todos. Y un Estado que garantice esto por ley es la única salida a tanta muerte y explotación. La izquierda y los sectores populares deben de trabajar una propuesta integral para una economía de nuevo curso para el país. Una nueva propuesta para un nuevo país, Una nueva República con una nueva democracia y una nueva economía. Esto es posible. Debemos de dejar de lado el letargo que parece que cargan en la espalda los líderes de la izquierda y dirigentes populares. No más muertos. No más impunidad.

Comentarios

Comentarios