Compartir

Como es de costumbre, mientras más hurgamos en la administración del Estado vamos descubriendo sus horrorosas ejecuciones.

Esta semana, ha sido una semana de polémica total,  poder enterarnos que de los 17 millones de afiliados al SIS, encontramos a personas con un status económico de clase media y media alta y no beneficiarios como lo requiere este seguro en donde sólo podemos estar inscritos personas en extrema pobreza o mágicamente personas en posible ¨vulnerabilidad¨ de caer en pobreza y con eso de ¨mágica vulnerabilidad¨, el encargo del registro de SIS afirma que Sheyla Rojas, Yajaira Plasencia, Maricielo Effio, y algunos congresistas que están afiliados al SIS, sí pueden estar inscritos en este seguro. ¿Indignante no?

Que nada nos sorprenda en el Perú, ni de escuchar a nuestra Ministra de Salud, Patricia García Funegra, manifestar que el sector está en ruinas, que 6 millones de peruanos que sí viven en extrema pobreza no cuentan con seguro del SIS y que más del 40% de Bomberos Voluntarios del Perú no cuentan con este seguro. A estas alturas se considera que debemos  estructurar y purgar  el registro de beneficiarios, pero claro que el Perú no se alarme porque aún no estamos en emergencia. Declaraciones alarmantes con un final pintoresco, típico de nuestra ministra, así como la receta de la abuelita para combatir la varicela en nuestro país.

Se conoce que de los 1,700 millones de soles que el SIS tiene de presupuesto para el 2016, cerca de 100 millones se destinarán a la contratación de clínicas privadas. Unos 300 millones al pago de personal contratado vía CAS o recibos por honorarios. Alrededor de 600 millones a la compra de medicamentos. Unos 150 millones de soles a atención de las enfermedades de alto costo vía FISSAL (unidad que depende del SIS). Los restantes 550 millones son transferidos, para los diversos pagos, a los gobiernos regionales y sus unidades ejecutoras y así se nos fue el recurso económico con que cuenta el SIS, sin ver ni comprobar resultados de beneficio a los pobres que sí se merecen este seguro.

Según Alexandro Saco, coordinador del Foro Salud, señala que “el SIS ya ha avanzado en determinar su necesidad financiera para garantizar en forma idónea las atenciones que brinda, que son la suma de varios planes: Plan esencial de aseguramiento en salud, planes complementarios, enfermedades de alto costo, casos especiales, plan esperanza¨. Esperemos que estos ¨avances¨ algún día se vean reflejados en las necesidades que demandan los beneficiarios  y no sólo en estadísticas que hoy por hoy se ven muy lejanas a la realidad  de los peruanos.

Considero que el SIS debe convertirse en un seguro público e integral de salud, desistiendo de depender del MINSA, dejando de estar expuesto a las malas decisiones políticas  y del estado de ánimo del MEF. Debe tener una jerarquía autónoma y sostenibilidad financiera independiente. Para ello, se deben de planificar y evaluar las medidas pertinentes a tomar pero con urgencia, no esperemos llegar a un estado de emergencia en el sector salud para tomar cartas en el asunto.

Hoy se presentó nuevamente a nivel nacional la comisión reorganizadora del SIS, quienes tendrán el reto histórico de impulsar el avance de este seguro logrando beneficiar a personas que realmente sí merezcan gozar de este seguro y, sobre todo, brindar un servicio eficiente a quienes se lo merecen.

Comentarios

Comentarios